Saltar al contenido

La historia de Daddy

Hoy es un dia especial. Y quiero contaros una historia… una historia que comienza 11 años atrás.

Sonia, de Sos Setter, la contaba así:

Érase una vez en tierras del Norte una pequeña aldea, donde los perros se regalaban como si de juguetes se tratasen. Próximas las fechas de Navidad, un niño, pidió a sus padres un cachorro como presente. Los padres, que a todas las peticiones del niño atendían, comenzaron la búsqueda del cachorro “perfecto”. Miraron en tiendas y criaderos, los dividieron en razas, colores y tamaños… Una lista de juguetes con alma.

Los padres discutían por quien sería el escogido, y un joven que por allí paseaba, tras escuchar la acalorada trifulca, les ofreció un cachorro de una manada indeseada…

– “Mirar este hermoso perro, es joven y fuerte, apenas tiene 2 meses… EL REGALO IDEAL!! Y os lo ofrezco GRATIS, puesto que no he conseguido venderlo y a mi ya me sobra…”

Lo padres se miraron y pensaron, “Perfecto y gratis”. Así que tras un apretón de manos, los padres se llevaron al cachorro…

El pequeño cachorro permaneció encerrado en el garaje, hasta la mañana de Navidad, que fue entregado. El niño al verlo se abrazo fuerte a el y grito “ME ENCANTA ES PERFECTO” Los padres sonrieron orgullosos. Pero no era el único regalo, así que comenzó a romper el papel de todos los que esperaba… Y cuando llego al ultimo, los ojos del niño se abrieron como platos “ES UN ROBOT QUE HABLA!!!! GUAUUUU ESTO SI QUE ES PERFECTO!!! GRACIAS MAMI!! GRACIAS PAPI!!” El pequeño cachorro sin nombre, se acerco al que era su dueño. El también quería conocer el robot que tanto había hecho sonreír a su amigo… pero lo único que consiguió fue un empujón, junto a un “QUITA!!QUE LO ROMPES!!”

Pasaban las horas y el cachorro era ignorado… Así que los padres al ver la felicidad del niño junto a su amigo inanimado, decidieron que el perro, no traería más que problemas, por lo que optaron por abandonarlo esa misma noche.

Al día siguiente alguien aviso a la perrera del abandono de un cachorro… El cachorro fue sentenciado a muerte.

Pero a veces la vida da un giro inesperado.

S.O.S. SETTER acudía a recoger uno de los melenas abandonados, cuando se percataron de una pequeña bolita atigrada. “Este perro esta en adopción?” – preguntaron, y la respuesta que obtuvieron fue… “No, mañana será sacrificado.” Horrorizados, decidieron sacarle de allí. Lo llevaron a Setterland y le llamaron Daddy.

Daddy se miraba al espejo y se veía diferente a los demás…el era atigrado y de pelo corto, mientras los otros tenían pecas y largas cabelleras…

– “Yo que clase de setter seré?” – Le pregunto a Enzo uno de los ancianos…
– “Un setter? Tu no eres un setter, quizás seas un cruce de presa… pero que importa eso?”
– “A mi me importa”
– “Por que dices eso pequeño?”
– “ Por que si me convierto en setter, seguro que no me vuelven a abandonar…” dijo entre lagrimas…

Enzo emocionado le abrazo:

– “ Yo también fui abandonado, igual que tu… Hay humanos que simplemente no entienden de amor, y nos tratan como objetos, que una vez envejecidos, usados, o simplemente por que ya no interesan, son abandonados. Pero hay muchos otros que nos ven tal y como somos… somos seres vivos con las mismas ganas de vivir que ellos. Por eso pequeño, a veces, no es mas ciego el que no ve, si no el que no quiere ver… Así que levanta y sonríe SIEMPRE, demuéstralas que la “perfección” esta en los ojos de aquellos que ven con el corazón!”

Daddy llego en los puros huesos, teniendo apenas dos meses. La carga parasitaria que tenia era horrorosa. Los trozos de Tenia que expulsaba podían verse sin necesidad de microscopio y las lombrices eran mas largas que la longitud de su cuerpo.

No sabemos que le sucede en la oreja izquierda, si la deformidad del cartílago es por algún golpe o bien ha nacido con esa mal formación. Pero le cuesta dejarse coger en brazos o hablar cerca. En cuanto se le coge, se tensa, la mirada se queda perdida y el animal se queda inmóvil. Lo dejaron en un polideportivo dos días después de reyes, y de ahí lo recogió el Lacero para llevarlo a la perrera.

Pero Daddy lo ha superado y hoy es un perro feliz que espera ilusionado un hogar. Serás tu quien le enseñe y demuestre que el es “perfecto” para ti?

¿Sabes como sigue la historia?

Esta si la puedo escribir yo, pues tuve la gran suerte de ser la persona que adoptó a este precioso y perfecto ser. Daddy, al que ahora conocéis como Tyson. Mi chico atigrado.

Hoy es su cumpleaños, once años ya.

Bueno, según la fecha que calculamos que nació, pues realmente no sabemos que día fue exactamente. Lo que si está claro es que, el día que Sos Setter lo rescató, volvió a nacer.

Y puedo decir enormemente feliz y orgullosa que ha tenido una vida plena, rodeado de muchísimo amor y aventuras.

Hace casi tres años sobrevivió a un cáncer. Le operamos de urgencia, pues le reventó el bazo por un tumor. Pero decidimos luchar, y aunque aún con el tratamiento era una cuenta atrás, y nos advirtieron que probablemente no pasaría de un año, la suerte, el destino o su increíble fuerza hicieron que de esto haga casi ya tres años. Tres años exprimiendo la vida, corriendo, saltando y disfrutando como un cachorro pese a la edad y venciendo la enfermedad.

Me aterra saber que mas pronto que tarde, llegará el momento de despedirnos. Sin duda ha sido un pilar de mi vida, un compañero fiel, uno de mis grandes amores. Pero sé que cuando tengamos que despedirnos, aún con el corazón hecho pedazos, sonreiré recordando todos los buenos momentos que compartimos. Y sé que estará bien acompañado, pues al fin se encontrará para siempre con sus hermanas que taaanto lo quisieron.

Hoy es un día especial, y tenía ganas de compartiros su historia. La historia de Daddy. Una historia aún sin final y feliz.

#ADOPTANOCOMPRES

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *